Nuestras gotas de dolor se olvidan, en el océano de las aflicciones de Cristo

127

Deja tus comentarios