No hay debilidad que su gracia no pueda fortalecer.

237

No hay debilidad que su gracia no pueda fortalecer. No hay dolor que su misericordia pueda aliviar.

Deja tus comentarios