Woman disfigured with “Devil’s acid” finds Christ and transforms her tragedy in hope for her and others

147

After a horrible tragedy in her life, Esther Jiménez decided to surrender her life to Christ as her only solution.

Jimenez was a victim from attack from acid. Her face, head, back and nose were severely affected.

A stranger  threw “Devil´s acid” over her body on July 27th, 2011causing terrible damages while she was working.

After having many surgeries and a few help, she decided to give her heart and life to Christ find a solution. Laura Cárdenas´s ministry gave offered to help her.

And it was then when she found a new life and opportunity. Nowadays, she is a powerful influencer. She encourages people through social media. Her messages are especially for those people who went through a tragedy like hers.  She expresses that the love of God is enough for them to go on.

Jiménez and her three children continue to plant seeds of the love of God.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hoy quiero honrar la vida de esta mujer que es de tanta inspiración para todo el que le conoce y conoce su historia, Ester…una mujer que se levanta y al mirarse en el espejo sabe que su apariencia física no es su limitante porque ha aprendido a mirarse como Dios la ve. – Su belleza interna hace opacar lo externo, y aunque sus labios no permitan expresar al máximo su sonrisa, ni sus ojos su visión, el alma alegre se le refleja en su tierna mirada…mirada que quiso ser eliminada por la maldad, la envidia, los celos, el orgullo y el odio de un ser humano que pensó en destruirla, y olvidó qué hay uno mayor que escoge lo vil y menospreciado, para hacerlo honrarlo frente a aquellos que se hacen grandes. – Hemos tenido la oportunidad y gran bendición de ayudarla. Gracias a tantas personas solidarizadas con Ester, hoy ella tiene edificada su hermosa y enorme casa, a parte de eso, tiene amigos, personas que la aman, que le sustentan…y lo mejor de todo es que tiene a Cristo.🙌🏻💙 Lo que quiero destacar a través de su proceso, es que lo más grande que tenemos es el poder de reconocer que nuestra vida no depende de lo que tengamos o no, mucho menos de lo que aparentamos ser; nuestra esencia es la que vive por dentro y late conforme a los latidos del corazón para gritar que tenemos vida, y aún después que partamos de esta tierra, seguiremos viviendo. La Fe, esa que ha sostenido a Ester y puede sostenerte a ti que me lees en este día. Usa tu boca para testificar cuan grande es Dios, para agradecerle por haberte librado de la muerte y para hablarle a aquellos que esperan escucharte para seguir viviendo. @jimenez.esther una mujer de propósito.

Una publicación compartida por Laura Cardenes (@lauracardenes) el

Leave your comments