x

Bibliatodo Diccionario

Anuncios

Idolatria - Hispano-Americano de la Mision

(Del gr. idolon, dios falso; y latreia, adoracion)Se refiere a la adoración de un dios falso o substitutivo del verdadero, gen. un objeto físico o un artefacto.

Puede referirse también a la adoración de divinidades extranjeras, el culto de lo que es tangible y se ve en oposición al ser espiritual invisible, o la veneración de cualquier creación humana en lugar del único Creador verdadero.

Existe i cuando se elevan a un primer lugar valores que son secundarios, se adora lo que no es adorable, y se absolutiza lo relativo. La Biblia condena severamente la i como el peor pecado de Israel. Pablo se sintió conmovido por la i de sus días (Hch 17:6) y se opuso radicalmente a ella (Hch 19:23–41).

Juan Calvino (1509–1564) decía que la gente de sus días no era otra cosa que «fabricantes de ídolos.» El mundo moderno está lleno de nuevos ídolos (dinero, poder, placer, fama, etc.). 2. Básico a toda i es el deseo de ser como Dios (soberano, legislador, señor, creador). I significa honrar los dioses propios y humanos en lugar del Dios verdadero.

Es el esfuerzo del ser humano por manejar y explicar cosas que lo desbordan. Se toma un elemento de la creación y se lo eleva y considera como lo más importante de la vida, y así se lo deifica y absolutiza (Ro 1:21–25). La i no reconoce culpa ni pecado, es exigente y demandante, y tiene un carácter demoníaco y destructivo. (Ver ídolo).

Idolatría - Douglas Tenney

En tiempos antiguos la ido-latría incluía dos maneras de apartarse de la verdadera religión: la adoración de dioses falsos (ya fuera a través de imágenes u otros medios); y la adoración del Señor por medio de imágenes.

Todas las naciones vecinas del antiguo Israel eran idólatras. Los antiguos semitas de la Mesopotamia adoraban las montañas, los manantiales, los árboles y montones de piedras. Un ejemplo típico de tales representaciones en madera es el palo sagrado o el árbol ritual de Asera, como el del ídolo del clan de Gedeón que más tarde él destruyera (Jdg 6:25-32).

La religión de los egipcios se centraba mayormente en la veneración del sol y del río Nilo como fuentes de la vida. También tenían un vasto número de animales sagrados: el toro, la vaca, el gato, el mandril, el cocodrilo, etc.

Algunos de sus dioses eran representados con cuerpos humanos y cabezas de animales. Entre los cananeos, la religión tomó una forma bastante grosera. Los dioses principales eran personificaciones de la vida y la fertilidad. Los dioses eran de un carácter amoral, y su adoración incluía prácticas inmorales, inclusive sacrificios de niños, prostitución y adoración de serpientes. Se adoraban las imágenes humanas y animales de dichos dioses. Cuando los israelitas conquistaron la tierra de Canaán, se les ordenó que destruyeran esos ídolos (Ex 23:24),( Ex 34:13),( Nm 33:52),( Dt 7:5).

El término idolatría no tiene una palabra heb. que sea exactamente equivalente.

Sin embargo, hay un buen número de palabras heb. que son traducidas con el término ídolo. Todas ellas expresan el desdén, la repugnancia y el espanto que la idolatría causaba en los hombres que eran fieles a Dios. Dichos términos son los siguientes: ( 1 ) Aven, va-ciedad, nada; es decir, algo vano, falso y perverso (Isa 66:3). ( 2 ) Emah, un objeto de horror o terror, refiriéndose a la fealdad u horridez de los ídolos y al carácter vergonzozo de su adoración (Jer 50:38). ( 3 ) El, el nombre del dios principal de Canaán; usado también como una expresión neutral para referirse a cualquier divinidad (Is 57:5). ( 4 ) Elil, una cosa sin valor, algo sin importancia, con significado parecido a aven (Lv 19:4),( Lv 26:1),( 1 Cr 16:26). ( 5 ) Miphletseth, algo espantoso u horrible (1 R 15:12),( 2 Cr 15:16). ( 6 ) Semel, semejanza, parecido (2 Cr 33:7),( 2 Cr 33:15). ( 7 ) Atsabh, un motivo de pesar (1 S 31:9),( 1 Cr 10:9). ( 8 ) Etseb, un motivo de pesar (Jer 22:28). ( 9 ) Otseb, un motivo de pesar (Is 48:5). ( 10 ) Tsir, una forma, y por lo mismo, un ídolo (Is 45:16). Además de es-tos términos, hay un buen número de otras palabras que no se traducen por ídolo, pero sí hacen referencia a ello expresando la degradación asociada con la idolatría: bosheth, cosa vergonzosa, aplicada a Baal y en referencia a la obscenidad de su adoración (Jer 11:13),( Os 9:10); gillulim, un término de desdén que significa cosas deformadas, inmundas (Zac 1:17); y shikkuts, sucio, refiriéndose especialmente a los ritos obscenos asociados con la idolatría (Ez 37:23),( Nah 3:6).

Teológicamente hablando, los idólatras consideraban a sus dioses como seres (o fuerzas) espirituales con implicaciones cósmicas y, teó-ricamente, para ellos un ídolo era el punto focal de adoración. Sin embargo, el AT insiste en que los paganos adoraban ídolos y nada más (comparar Sal 115:2-8),( Is 44:6-20).

El primer caso concreto de idolatría en la Biblia es el relato de Raquel robándo los terafim de su padre, los cuales eran imágenes de dioses caseros (Gn 31:19) usados en Babilonia. Durante su larga estadía en Egipto, los israelitas se contaminaron con los ídolos del lugar (Jos 24:14),( Ez 20:7). Moisés desafió a esos dioses atacando sus símbolos con las plagas en Egipto (Nm 33:4). En el Sinaí, Israel persuadió a Aarón para que les hiciera un becerro de oro, un emblema del poder productivo de la naturaleza con el cual ellos se habían familiarizado en Egipto. El segundo mandamiento estaba dirigido contra la idolatría (Ex 20:4-5),( Dt 5:8-9).

Jueces contiene relatos de apostasías, juicios y arrepentimientos posteriores. El relato concerniente a Micaías (Jue 17;18) ilustra el hecho de que muchas veces la idolatría se combinaba con las expresiones externas de adoración a Dios; en esto estuvo involucrado Jonatán, un levita y nieto de Moisés, el primero en la línea de sacerdotes que oficiaron en el altar de los ídolos robados todo el tiempo que el tabernáculo permaneció en Silo.

El profeta Samuel persuadió al pueblo para que se arrepintiera de su pecado y renunciara a la idolatría; pero durante el reinado de Salomón, el mismo rey hizo arreglos que afectaron desastrosamente todo el futuro del reino. Las esposas de Salomón trajeron con ellas sus propios dioses paganos y los adoraron abiertamente. Roboam, el hijo de Salomón por medio de una madre amonita, continuó con los peores aspectos idólatras de su padre (1Ki 14:22-24). Jeroboam, el primer rey del reino del norte, causó un grande y permanente cisma en la religión de Israel al construir becerros de oro en Betel y Dan y hacer que su gente adorara ahí en vez de adorar en Jerusalén. Acab, para complacer a su reina Jezabel, una mujer de origen sidonio, edificó en Samaria un templo y un altar a Baal ( 1 R 16:31-33), mientras que ella dio muerte a todos los profetas del Señor que pudo encontrar (1 R 18:4-13). La adoración a Baal llegó a identificarse con el reino de Israel, y nunca ningún rey se opuso a ello.

Ezequías restauró el servicio en el templo, pero el cambio sólo fue algo externo (2 Cr 28;29),( Is 29:13). Poco antes de la destrucción de Jerusalén por los babilonios, Josías hizo el último intento por purificar la adoración, pero no duró (2 Cr 34:1). Esdras se dio cuenta que muchos judíos se habían casado con mujeres extranjeras y que la tierra estaba llena de abominaciones (Ez 9:11). Más de 200 años después, cuando Antíoco Epífanes trató de erradicar el judaísmo y helenizar a los judíos, muchos de ellos obedecieron su orden de ofrecer sacrificios a los ídolos, aunque su acción provocó la llamada guerra de los macabeos.

En el ritual de la adoración a los ídolos, los principales elementos eran: ofrendas de sacrificios quemados (2Ki 5:17), quemar incienso en honor del ídolo (1 R 11:8), libaciones (Isa 57:6), presentar diezmos y los primeros frutos de la tierra (Hos 2:8), besar al ídolo (1 R 19:18), levantar las manos hacia el ídolo en señal de adoración y postrarse ante él, y a veces hasta herirse con cuchillos .

Para un israelita, la idolatría era el crimen más horrendo. En el AT la relación entre Dios y su pueblo (con el cual tenía un pacto), a menudo se representa como una unión matrimonial , y la adoración a los dioses falsos se consideraba como prostitución religiosa. El castigo era la muerte (Exo 22:20). Intentar persuadir a otros a la adoración falsa era un crimen de igual atrocidad (/p»

El Dios de Israel era un Dios celoso quien no aceptaba rivales.

En el NT las referencias a la idolatría son bastante escasas. La guerra de los macabeos provocó que los judíos llegaran a oponerse fanáticamente a la crasa idolatría de los tiempos del AT. Jesús advirtió que el hecho de hacer de las posesiones un asunto central en la vida es idolatría (Mt 6:24). La idolatría es el resultado de una deliberada apostasía religiosa (Ro 1:18-25). En tiempos apostólicos, a los cristianos, muchos de los cuales habían sido convertidos del paganismo, repetidamente se les exhorta en las cartas del NT para que estén vigilantes en contra de la idolatría (comparar. El concepto del AT en cuanto a la idolatría se amplía para incluir cualquier cosa que conduzca al destronamiento de Dios en el corazón; p.ej. .: la avaricia .

Un problema especial surgió para los creyentes en conexión con la carne ofrecida a los ídolos . Habrá un tiempo de apostasía idólatra en los últimos días, cuando se les concedan honores divinos a la bestia y a su imagen .

Idolatría - Diccionario Bíblico Sencillo

tip, LEYE ver, DIVINIDADES PAGANAS, JEROBOAM vet, El culto a los ídolos ha sido practicado desde épocas relativamente tempranas de la historia. Sabemos que los antecesores directos de Abraham adoraban, en lugar de a Jehová, a dioses extraños (Jos 24:2), indudablemente por medio de ídolos.

Labán tenía estatuillas («terafim») que Raquel le hurtó (Gn 31:30),(Gn 32:35). Se trataba de «dioses domésticos», cuya posesión daba derecho a la herencia. Los egipcios, por su parte, adoraban a las estatuas que representaban a sus dioses; en la parte más santa de sus templos se hallaba el emblema de un dios o de un animal divinizado .

Los cananeos poseían ídolos que los israelitas habían recibido orden de destruir al llegar al país, entre los que se hallaban los baales y Astoret, Moloc, etc. ( véase DIVINIDADES PAGANAS.) El segundo mandamiento del Decálogo está dirigido especialmente en contra de la idolatría (Ex 20:4-5),( Dt 5:8- 9), prohibiendo inclinarse ante imágenes, esculturas, estatuas, pinturas.

Los profetas de Israel, al estigmatizar y ridiculizar la incapacidad e impotencia de los ídolos, obedecían una orden formal del Señor (Sal 115:2-8),( Is 2:8),(Is 18-21),(Is 40:19),(Is 20:2),(Is 44:9-20),( Jer 10:3-5). Esta impotencia de los falsos dioses se revela, p. ej., cuando el arca de Dios es colocada en el templo de Dagón (1 S 5:3-5).

A excepción de los persas, todos los pueblos con los que los israelitas entraron en contacto en la época bíblica eran idólatras. En la apostasía de los israelitas, al lanzarse a seguir las prácticas paganas de sus vecinos, hubo dos fases características en el hundimiento en el error. Primero se trató de adorar a Jehová sirviéndose de ídolos para representarlo. ( véase JEROBOAM, a.) En la segunda fase se abandonó totalmente a Jehová, fabricándose ídolos representando a otros dioses.

En la época del NT, los cristianos que vivían en medio de comunidades paganas fueron exhortados a evitar toda componenda con la idolatría. El Concilio de Jerusalén ordenó la abstención de toda carne que hubiera sido sacrificada a los ídolos (Hch 15:29). El apóstol Pablo advirtió a aquellos cristianos que no daban importancia alguna a los ídolos que también ellos debían practicar esta abstinencia, a fin de no escandalizar a los hermanos más débiles que ellos (1 Co 8:4-13). El cristiano invitado a la comida de un pagano no estaba obligado, por razón de escrúpulos, a enterarse de si la carne había sido sacrificada a un ídolo; pero si se le informaba expresamente, debía entonces abstenerse de consumirla.

Se tenía que observar la misma norma con respecto a los alimentos comprados en el mercado para su uso doméstico (1 Co 10:18-33).

Idolatría - Diccionario Alfonso Lockward

Acto de adoración a un objeto o sujeto que sustituye a Dios. El sujeto puede ser una persona, como es el caso de la costumbre primitiva de adorar como a un dios al líder, al Faraón o al César. El objeto puede ser un animal, o un astro como el sol o la luna, o un lugar especial como una roca o árbol frondoso, o una obra de mano de hombre, como las estatuas y pinturas. El común denominador consiste en atribuir divinidad a esas cosas en sí mismas, nombrándolas dioses o diosas. Pero también es i. la adoración de una representación de la divinidad, aun cuando se diga que es la de Dios mismo e incluso pervertir la adoración a Dios con cosas o costumbres no ordenadas por él. Israel se consideraba liberado de la i. por la revelación de Dios, lo cual era su privilegio especial entre los pueblos, por lo cual Moisés le advertía que no debían confeccionar “imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra ... de animal ... de pez alguno.... y viendo el sol y la luna y las estrellas y todo el ejército del cielo ... te inclines a ellos y les sirvas...” (Eze 8:10).

Generalmente se ligaba la idea de una deidad con localidades, o con algún fenómeno natural. Los sirios que peleaban contra Israel en tiempos del rey •Acab pensaron que debían cambiar de táctica guerrera porque decían de Israel que “sus dioses son dioses de los montes ... mas si peleáremos con ellos en la llanura, se verá si no los vencemos” (2Re 23:7).

costumbre cananea, así como israelita, el preferir alguna elevación natural, como un monte o una colina, para poner un altar o establecer un culto a la deidad. Antes de la construcción del •templo, se aceptaban los altares a Jehová en los lugares altos, como lo hizo •Samuel en •Ramá (1Re 19:18).

rey Manasés no se limitó a la i. en los lugares altos, sino que puso un ídolo en la casa de Jehová (Col 3:5).

Idolatría - Diccionario de Jerusalen

ofrenda a dioses «extraños» del culto que sólo a Yahvéh se debe.

(I) En el AT, el decálogo prohibe la idolatría con todo rigor. Yahvéh es un Dios «celoso», que no tolera a su lado otros dioses ni sus imágenes (20,3-6 Dt 5,7-10). Los israelitas admitian a menudo la existencia de otros dioses en pueblos no israelitas (Jue 11,23S 1Sam 26,19) y adoraban las divinidades cananeas, baales y astartés, y más tarde dioses asirios y babilónicos (Núm 25,3 Jue 2,12 3,7 1Re 14,22-24 2Re 21,2SS Os 2,8-13 Am 8, 14 Jer 2,23ss, etc.), pero los verdaderos adoradores de Yahvéh rechazaron siempre aquella práctica, calificándola de i., deslealtad o (en lenguaje simbólico) concubinato, adulterio (Os 2,4ss Jer 2,33). Para ellos Yahvéh y no otro es el Dios [verdadero]» (Dt 4,35 1Re 8,60 2Re 19,15 Jer 2,11 Is 41,29 46,9, etc.).

Idolatría - Diccionario Mundo Hispano

En tiempos antiguos la ido-latría incluía dos maneras de apartarse de la verdadera religión: la adoración de dioses falsos (ya fuera a través de imágenes u otros medios); y la adoración del Señor por medio de imágenes.

Todas las naciones vecinas del antiguo Israel eran idólatras. Los antiguos semitas de la Mesopotamia adoraban las montañas, los manantiales, los árboles y montones de piedras. Un ejemplo típico de tales representaciones en madera es el palo sagrado o el árbol ritual de Asera, como el del ídolo del clan de Gedeón que más tarde él destruyera (Jdg 6:25-32).

La religión de los egipcios se centraba mayormente en la veneración del sol y del río Nilo como fuentes de la vida. También tenían un vasto número de animales sagrados: el toro, la vaca, el gato, el mandril, el cocodrilo, etc.

Algunos de sus dioses eran representados con cuerpos humanos y cabezas de animales. Entre los cananeos, la religión tomó una forma bastante grosera. Los dioses principales eran personificaciones de la vida y la fertilidad. Los dioses eran de un carácter amoral, y su adoración incluía prácticas inmorales, inclusive sacrificios de niños, prostitución y adoración de serpientes. Se adoraban las imágenes humanas y animales de dichos dioses. Cuando los israelitas conquistaron la tierra de Canaán, se les ordenó que destruyeran esos ídolos (Deu 7:5).

El término idolatría no tiene una palabra heb. que sea exactamente equivalente.

Sin embargo, hay un buen número de palabras heb. que son traducidas con el término ídolo. Todas ellas expresan el desdén, la repugnancia y el espanto que la idolatría causaba en los hombres que eran fieles a Dios. Dichos términos son los siguientes:

( 1 ) Aven, va-ciedad, nada; es decir, algo vano, falso y perverso (Isa 66:3).

( 2 ) Emah, un objeto de horror o terror, refiriéndose a la fealdad u horridez de los ídolos y al carácter vergonzozo de su adoración (Jer 50:38).

( 3 ) El, el nombre del dios principal de Canaán; usado también como una expresión neutral para referirse a cualquier divinidad (Isa 57:5).

( 4 ) Elil, una cosa sin valor, algo sin importancia, con significado parecido a aven (1Ch 16:26).

( 5 ) Miphletseth, algo espantoso u horrible (2Ch 15:16).

( 6 ) Semel, semejanza, parecido (2Ch 33:15).

( 7 ) Atsabh, un motivo de pesar (1Ch 10:9).

( 8 ) Etseb, un motivo de pesar (Jer 22:28).

( 9 ) Otseb, un motivo de pesar (Isa 48:5).

( 10 ) Tsir, una forma, y por lo mismo, un ídolo (Nah 3:6).

Teológicamente hablando, los idólatras consideraban a sus dioses como seres (o fuerzas) espirituales con implicaciones cósmicas y, teó-ricamente, para ellos un ídolo era el punto focal de adoración. Sin embargo, el AT insiste en que los paganos adoraban ídolos y nada más (comparar Isa 44:6-20).

El primer caso concreto de idolatría en la Biblia es el relato de Raquel robándo los terafim de su padre, los cuales eran imágenes de dioses caseros (Deu 5:8-9).

Jueces contiene relatos de apostasías, juicios y arrepentimientos posteriores. El relato concerniente a Micaías (Jueces 17—18) ilustra el hecho de que muchas veces la idolatría se combinaba con las expresiones externas de adoración a Dios; en esto estuvo involucrado Jonatán, un levita y nieto de Moisés, el primero en la línea de sacerdotes que oficiaron en el altar de los ídolos robados todo el tiempo que el tabernáculo permaneció en Silo.

El profeta Samuel persuadió al pueblo para que se arrepintiera de su pecado y renunciara a la idolatría; pero durante el reinado de Salomón, el mismo rey hizo arreglos que afectaron desastrosamente todo el futuro del reino. Las esposas de Salomón trajeron con ellas sus propios dioses paganos y los adoraron abiertamente. Roboam, el hijo de Salomón por medio de una madre amonita, continuó con los peores aspectos idólatras de su padre (1Ki 18:4-13). La adoración a Baal llegó a identificarse con el reino de Israel, y nunca ningún rey se opuso a ello.

Ezequías restauró el servicio en el templo, pero el cambio sólo fue algo externo (2 Crónicas 28—29; Ezr 9:11). Más de 200 años después, cuando Antíoco Epífanes trató de erradicar el judaísmo y helenizar a los judíos, muchos de ellos obedecieron su orden de ofrecer sacrificios a los ídolos, aunque su acción provocó la llamada guerra de los macabeos.

En el ritual de la adoración a los ídolos, los principales elementos eran: ofrendas de sacrificios quemados (1Ki 18:28).

Para un israelita, la idolatría era el crimen más horrendo. En el AT la relación entre Dios y su pueblo (con el cual tenía un pacto), a menudo se representa como una unión matrimonial (Deu 13:6-10).

El Dios de Israel era un Dios celoso quien no aceptaba rivales.

En el NT las referencias a la idolatría son bastante escasas. La guerra de los macabeos provocó que los judíos llegaran a oponerse fanáticamente a la crasa idolatría de los tiempos del AT. Jesús advirtió que el hecho de hacer de las posesiones un asunto central en la vida es idolatría (Col 3:5).

Un problema especial surgió para los creyentes en conexión con la carne ofrecida a los ídolos (Rev 13:14).

Idolatría - Diccionario Pastoral

(ver Adoración y Avaricia) Para la religión bíblica no hay más Dios que Yavé, por lo que la idolatría o adoración a cualquier otra cosa o persona es considerada como una aberración merecedora del mayor castigo [Éx_20,1-5]; [Éx_34,12-17]; [Dt_4,15-19]; [Dt_5,6-9]; [Dt_13,7-17]; [Jue_2,11-14]; [2Re_17,7-18]; [Jer_32,30-35]; [Ez_16,1]; [Ez_20,1]; [Ez_23,1]; [Dan_14,1]; [Os_8,4-6]; [Sal_81,10]; [Sal_106,19-20]; [Sal_106,36-40]; [Sap_11,15]; [Sap_14,8-14]; [Sap_14,22-31]; [Rom_1,24-32]. Es ridículo rendir culto a lo que nada es y nada vale [Is_41,67]; [Is_44,9-20]; [Jer_10,11-12]; [Sap_6,1]; [Sap_13,10-19]; [Sap_15,7-19]; [1Cor_8,4-6], abandonando al único y verdadero Dios [Jer_2,5]; [Jer_2,13], [Sap_13,1-5]; [Rom_1,18-32] y poniendo en peligro la consecución del reino [1Cor_5,11]; [1Cor_10,14-22]; [Gál_4,8]; [Ap_21,8]; [Ap_22,15].

Idolatría - Dicionario Biblico Adventista

Idolatría (gr. eidÇlolatría). De acuerdo con el uso bíblico, idolatría incluye tanto la adoración de falsos dioses en diversas formas como la adoración de imágenes como símbolos de Yahweh. El NT amplia el concepto de idolatría para incluir prácticas como la glotonería () y actitudes como la codicia (), lo que está en armonía con el énfasis espiritual en el NT. La idolatría se practicó desde muy temprano en la historia. Los antepasados inmediatos de Abrahán 'servían a dioses extraños' (). Los patriarcas se dedicaron a la adoración monoteísta de Jehová, pero miembros de sus familias fueron influidos a veces por la idolatría (, 32-35; 35:1-4). Fue un pecado frecuente en Israel (; ; ) y una preocupación más que pasajera en la iglesia cristiana primitiva (). El paganismo cananeo era popular por causa de sus bajas normas éticas en contraste con las elevadas de la religión hebrea, y la religión más exigente a menudo era abandonada por la adoración más fácil de Baal. El problema de la idolatría era tan grave en la antigüedad que los primeros 2 mandamientos del Decálogo se ocupan en forma muy definida de esta fase de la vida religiosa (-6). Durante el período del éxodo hubo 2 violaciones notables de estos mandamientos: primero fue la adoración del becerro de oro (cp 32); segundo, la apostasía en Sitim, donde Israel cayó en las prácticas licenciosas de la idolatría moabita (, 2). Desde la conquista de Canaán hasta la cautividad babilónica, la idolatría fue una modalidad persistente y desmoralizadora en la experiencia de Israel. En el período más temprano se repetía una y otra vez este esquema: Israel caía en la idolatría y era víctima de la agresión (Psa_106); luego surgía un juez que lo liberaba y restablecía el culto a Yahweh. La fluctuación entre la adoración al Dios de Israel y la idolatría prosiguió durante el tiempo de los reyes, con frecuencia fortalecida por alianzas políticas y casamientos con paganos (-13; etc.). En esos tiempos la batalla contra los ídolos fue encabezada por profetas: Elías desafió al idólatra Acab (21:17-27); Amós previno al pueblo de que la cautividad sería el resultado de la adoración a dioses falsos (, 26, 27); Oseas denunció el 'becerro de Samaria' (-6); Isaías ridiculizó la locura de adorar la obra de las propias manos (-20); Jeremías predijo el castigo divino como resultado de la adoración de ídolos (-20, 29-34); Ezequiel anunció la desolación del país por causa de la idolatría (Eze_6). La repetición de estas advertencias es muy frecuente, lo que indica la seriedad del problema en tiempos del AT. Durante el cautiverio, los israelitas aprendieron la lección con respecto a la idolatría. Su rechazo de las imágenes llegó a ser tan fuerte y duradero que siglos más tarde consideraron que aun los estandartes romanos los contaminaban; y hasta llegaron a destruir el águila de oro del templo de Herodes. Hicieron todo esfuerzo posible por aislarse de cualquier influencia que pudiera inclinarlos hacia la idolatría. La nueva adoración en la sinagoga, que era muy común en tiempos del NT, fue una protección efectiva contra la influencia extranjera. La tendencia anterior de confraternizar con las naciones vecinas dio lugar a un aislamiento fanático (; ) que tuvo consecuencias muy negativas. Los conversos del paganismo en tiempos del NT estaban en constante peligro de recaer en la idolatría, por lo que hay muchas advertencias contra ella (, 11; 6:9; 10:7; ; ; 22:15; etc.). Uno de los problemas que más preocuparon sobre el particular fue el comer alimentos sacrificados a los ídolos. Algunos conversos del paganismo no podían, con limpia conciencia, hacer uso de ellos. Pablo recomendó que se los tratara con consideración, y que los cristianos más maduros, para quienes los ídolos no eran nada 572 y, por lo tanto, el alimento sacrificado a ellos no tenía ninguna diferencia con los que no lo fueran, no presionaran las conciencias de aquéllos (1Co_8; cf Rom_14). El genio del judaísmo y del cristianismo es el monoteísmo ético. La creencia de que 'Dios es uno' y que 'Dios se interesa por lo que la gente hace' contrasta con el politeísmo degradado de los siglos. Bib.: FJ-GJ ii.9.2, 3; FJ-JA xvii.6.2, 3. Idolo. Figura, estatua, semejanza, etc., venerada como representación de una divinidad. Un ídolo, en un sentido amplio, puede ser cualquier objeto tangible que se adora como un dios, o como símbolo de ese dios. 'Imagen' tiene un sentido un poco más restringido, pues generalmente designa una semejanza fabricada, que supuestamente 'retrata' a la deidad que representa. En la Biblia se usan estos términos para traducir muchos vocablos hebreos y griegos, pocos de los cuales corresponden exactamente a los vocablos españoles. Algunos vocablos bíblicos son términos que se refieren a la forma o naturaleza del ídolo, o a la manera en la que se lo hizo; otros representan diversas expresiones de desprecio por lo absurdo y lo degradado de la idolatría. Algunos importantes son el: 1. Heb. 'elîl, 'nos dios', 'nada' (; ). 2. Heb. 'eben, 'piedra', que designaba el material con que estaban hechos algunos ídolos. 3. Heb. gillûlîm ('bolitas de estiércol') y 'elîlîm ('diosecillos'), términos de desprecio por los falsos dioses (; -7). 4. Heb. pâsîl y pesel, originalmente una imagen de madera tallada, un ídolo esculpido y, en escritos posteriores, cualquier otro tipo de imagen (de piedra, arcilla, incluso de fundición; ; ; , 26; ; , 20; 44:9, 10). 5. Heb. tselem, 'imagen', 'semejanza', generalmente similar a la palabra española 'imagen' (; ). 6. Heb. massêkâh, ídolo de metal fundido. 7. Heb. temûnâh, estatua representativa de un dios calificándolo en alguno de sus atributos. 8. Heb. terâfîm, 'terafines'.* 9. Gr. eídÇIon (de la que proviene nuestra palabra 'ídolo'; ; ; 1 ). 10. Gr. eikon, 'imagen', 'semejanza' (; cf su significado básico de 'semejanza' en ; ; etc.; figs 163, 503).

Idolatría - Diccionario Perspicacia

Véase ÍDOLO, IDOLATRÍA.

idolatría - Diccionario Español

(Del b. lat. idolatria, y este del gr. e°dwlolatre·a).

1. f. Adoración que se da a los ídolos.

2. f. Amor excesivo y vehemente a alguien o algo.


¿No encuentras lo que buscas? Intenta buscar en toda la página. haz click aquí Toda la página

Contenido Relacionado