x

Bibliatodo Diccionario

Anuncios

Hijos de dios - Diccionario Alfonso Lockward

Expresión utilizada en las Escrituras con los siguientes sentidos:

a) Con referencia a una criatura de Dios. Los ángeles son llamados así en el libro de Job, incluyendo entre ellos a Satanás (“Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los h. de D., entre los cuales vino también Satanás” [Luc 3:38.

) Los que son engendrados por Dios, según el NT, participan de su naturaleza. Son “miembros de la familia de Dios” (1Jn 3:9-10).

Hijos de Dios - Diccionario de Jerusalen

SIGNIFICACION. Desde el punto de vista puramente filológico, la expresión h. de Dios significa:

(1) Dioses que son tenidos por h. reales de un dios (la mitología semítica considera a varios dioses como hijos o hijas de un dios superior; en Fenicia, Baal y Mot son hijos de El; en Babilonia, el dios lunar Sin es hijo de Anu).

(2) Hombres, semidioses (p.ej., Guilgamés) o reyes, que según la mitología nacieron de un dios (los reyes de Babilonia, Asiria, Arabia y Egipto).

(3) Los compatriotas de una divinidad (así los moabitas son hijos e hijas de Kemós; cf. Núm 21,29 Jer 2,27 Mal 2,11); se discute si consideran al dios como su antepasado efectivo o, en sentido translaticio, como su señor o protector.

(4) Seres que pertenecen a los 'élóhím (Elohim, hijo).

Hijos de Dios - Diccionario Pastoral

En el AT son llamados así, sin duda entendiendo la expresión en sentido atenuado y metafórico, en primer lugar los ángeles [Dt_32,8]; [Job_1,6]; [Job_2,1]; [Sal_29,1]; [Sal_89,7], pero también los miembros dei pueblo elegido [Dt_14,1]; [Is_1,2]; [Is_30,1]; [Is_30,9]; [Jer_3,14]; [Os_2,1]; ver [Gén_6,2], sobre todo los justos perseguidos [Sap_2,13-18]. En el NT todos los hombres están llamados a reproducir en sí mismos la imagen del Hijo único Jesucristo [Rom_8,29], y por lo mismo cuantos la reproducen son constituidos hijos de Dios por el Espiritu en un sentido mucho más fuerte que el significado en el AT [Jn_1,12]; [Rom_8,14-17]; [Gál_3,26]; [Gál_4,5-7]; [Ef_1,5]; [1Jn_3,12]; ver [1Pe_1,3]; [1Pe_2,2]; [2Pe_1,4]. Puede hablarse así de un nuevo nacimiento [Jn_3,3]; [Jn_3,5]; [Tit_3,5], de un hombre nuevo [2Cor_5,17]; [Gál_6,15], que vive una vida nueva [Rom_6,4] y que es tratado por Dios como hijo, incluso cuando le corrige [Heb_12,5-12].

Hijos de Dios - Dicionario Biblico Adventista

Hijos de Dios (heb. benê hâ'Elôhîm; gr. tékna Theóu). No hay razón para suponer que la expresión de se refiera a otros seres que no sean seres humanos, como algunos han propuesto, aunque la expresión fuera interpretada así en tiempos del cristianismo. La Biblia no menciona en parte alguna a deidades míticas que tuvieran relaciones sexuales con seres humanos, una idea que se encontraba en varias religiones paganas antiguas. El contexto (cps 5 y 6) trata exclusivamente de seres humanos, y claramente implica que los 'hijos de Dios' eran simplemente seres temerosos de Dios que descendían de Adán (cuya genealogía se da en el cp 5), y que las 'hijas de los hombres' eran jovencitas mundanas de familias que Dios no había honrado. La declaración del cp 6:2 y 3 tiene como trasfondo la del v 5: 'La maldad de los hombres era mucha en la tierra', en la época previa al diluvio. (En Job 1:6, 2:1 y 38:7 la expresión se refiere a seres sobrenaturales, evidentemente ángeles.) La designación de 'hijos de Dios' para quienes se someten a ser transformados a la semejanza del carácter perfecto del Señor, es la contraparte del calificativo 'Padre', un término aplicado a Dios a lo largo de las Escrituras. Nacidos de Dios () y 'renacidHos_ por la palabra de Dios' (), han recibido a Cristo, han creído en su nombre (, 12) y han experimentado el nuevo nacimiento (3:3-8). Por la mediación del Espíritu de Dios que mora en ellos, han llegado a ser participantes de la naturaleza divina (6:48-51; cf 15:4. 5; , 4) y se asemejan a él en carácter (1 ; 4:7; 5:1). Esta semejanza todavía no es perfecta (-16), pero se completará en la venida del Señor Jesús en gloria (1 , 3). Su amor abarca a toda la humanidad (; cf 45), pero en un sentido especial él es solícito con los intereses y las necesidades de sus hijos e hijas adoptados, quienes lo reconocen como Padre (véase -34; ; Gá. 4:6).

Hijo(s) de dios - Diccionario Perspicacia

La expresión “Hijo de Dios” identifica principalmente a Cristo Jesús, aunque también reciben este apelativo los espíritus inteligentes creados por Dios, Adán antes de pecar y los seres humanos con quienes Dios ha mantenido una relación basada en un pacto.

“Hijos del Dios verdadero.” La primera vez que en la Biblia se menciona a los “hijos del Dios verdadero” es en Génesis 6:2-4, donde se dice que antes del diluvio universal, “empezaron a fijarse en las hijas de los hombres, que ellas eran bien parecidas; y se pusieron a tomar esposas para sí, a saber, todas las que escogieron”.

Muchos comentaristas sostienen que estos ‘hijos de Dios’ eran descendientes varones de Set. Se basan en la premisa de que el fiel Noé procedía de la línea de Set, mientras que los demás linajes que descendieron de Adán —el de Caín y los de sus otros hijos (Gé 5:3, 4.)— perecieron en el Diluvio. Por ello alegan que el que los “hijos del Dios verdadero” tomaran por esposas a “las hijas de los hombres” quiere decir que hubo uniones matrimoniales entre los setitas y las descendientes del malvado Caín.

No hay nada, sin embargo, que muestre que en aquel tiempo Dios hiciera tal distinción entre los linajes. El resto de las Escrituras no confirma esta conclusión, a saber, que las dos líneas hicieran enlaces maritales de los que nacieron los “poderosos” de que habla el versículo 4. Si bien es cierto que la fórmula “hijos de los hombres [o “de la humanidad”]” (que los defensores de la postura antes indicada contrastan con el apelativo ‘hijos de Dios’) se suele emplear de manera peyorativa, no siempre es así. (Compárese con Sl 4:2; 57:4; Pr 8:22, 30, 31; Jer 32:18, 19; Da 10:16.)

Hijos angélicos de Dios. Por otra parte, hay una explicación que cuenta con el refrendo de otros textos bíblicos. La expresión “hijos del Dios verdadero” aparece también en Job 1:6, donde obviamente se refiere a los hijos celestiales de Dios reunidos ante Su presencia, entre los que apareció Satanás, que venía de “discurrir por la tierra y de andar por ella”. (Job 1:7; véase también 2:1, 2.) Asimismo, no cabe duda de que los “hijos de Dios” que ‘gritaron en aplauso’ cuando Él ‘colocó la piedra angular’ de la Tierra (Job 38:4-7) eran hijos angélicos y no descendientes de Adán (que aún no había sido creado). Del mismo modo, es evidente que los “hijos de Dios” mencionados en el Salmo 89:6 también son criaturas celestiales, no humanos. (Véase DIOS [Términos hebreos].)

Los partidarios de la interpretación citada con anterioridad cuestionan que los “hijos del Dios verdadero” de Génesis 6:2-4 sean criaturas angélicas, pues objetan que el contexto se refiere exclusivamente a la maldad humana. Sin embargo, no es una objeción válida, pues la interferencia malévola de espíritus en los asuntos del hombre podría contribuir o potenciar el aumento de la iniquidad humana. Aunque estos seres no se materializaron cuando Jesucristo estuvo en la Tierra, fueron responsables de conducta humana sumamente degradada. (Véanse DEMONIO; POSESIÓN DEMONIACA.) Es lógico que Génesis mencione la interferencia de algunos hijos angélicos de Dios en los asuntos humanos, ya que da cuenta a buen grado de la gravedad de la situación existente en la Tierra antes del Diluvio.

El apóstol Pedro lo corrobora, pues hace referencia a “los espíritus en prisión, que en un tiempo habían sido desobedientes cuando la paciencia de Dios estaba esperando en los días de Noé” (1Pe 3:19, 20), así como a los “ángeles que pecaron”, a los que menciona en conexión con el “mundo antiguo” del tiempo de Noé. (2Pe 2:4, 5.) Judas también hace referencia a “los ángeles que no guardaron su posición original, sino que abandonaron su propio y debido lugar de habitación”. (Jud 6.) Si se niega que los “hijos del Dios verdadero” de Génesis 6:2-4 eran espíritus, estas palabras de los escritores cristianos se convierten en un enigma, pues no se explica ni cómo se concretó la desobediencia angélica ni la relación con los días de Noé.

En ciertas ocasiones hubo ángeles que materializaron cuerpos humanos y que hasta comieron y bebieron con hombres. (Gé 18:1-22; 19:1-3.) La declaración de Jesús de que los resucitados no se casan ni se dan en matrimonio, sino que son como los “ángeles en el cielo”, muestra que entre tales criaturas celestiales no existe el matrimonio, pues no son seres sexuados. (Mt 22:30.) Ahora bien, de esto no se infiere que no pudieran materializar cuerpos humanos y formar vínculos matrimoniales con mujeres. Cabe notar que la referencia de Judas a los ángeles que no guardaron su posición original y abandonaron su “propio y debido lugar de habitación” (refiriéndose claramente al abandono del ámbito de los espíritus) precede de manera inmediata a las palabras: “Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas —después que ellas de la misma manera como los anteriores hubieron cometido fornicación con exceso, e ido en pos de carne para uso contranatural— son puestas delante de nosotros como ejemplo amonestador”. (Jud 6, 7.) Por lo tanto, las pruebas bíblicas señalan de manera contundente a que en los días de Noé algunos ángeles se descarriaron y cometieron actos contrarios a su naturaleza de espíritus. Por consiguiente, no parece que haya razones válidas para cuestionar que los ‘hijos de Dios’ de Génesis 6:2-4 fuesen ángeles. (Véase NEFILIM.)

El primer hijo humano y sus descendientes. Como Jehová lo había creado, Adán era el primer “hijo de Dios” humano. (Gé 2:7; Lu 3:38.) Cuando se le echó de Edén, el santuario de Dios, y se le condenó a muerte por ser pecador voluntario, Dios le repudió, de modo que perdió la relación filial con su Padre celestial. (Gé 3:17-24.)

Sus descendientes tenían tendencias pecaminosas congénitas. (Véase PECADO.) Como habían nacido de alguien a quien Dios había rechazado, no podían alegar que eran hijos de Dios por nacimiento. Juan 1:12, 13 demuestra este hecho al mencionar que los que han recibido a Cristo Jesús y ejercido fe en su nombre han recibido la “autoridad de llegar a ser hijos de Dios, [...] [naciendo], no de sangre, ni de voluntad carnal, ni de voluntad de varón, sino de Dios”. Por ello, la condición de hijos de Dios no se debe ver como algo que los descendientes de Adán reciben de manera connatural. Este y otros textos muestran que desde que Adán pecó se necesita un reconocimiento especial de Dios para que el hombre pueda ser llamado “hijo” Suyo. Esto se ilustra en Su relación con Israel.

“Israel es mi hijo.” Cuando Jehová se dirigió a Faraón, que se creía divino e hijo del dios Ra, se refirió a Israel como “mi hijo, mi primogénito”, y le dijo al déspota egipcio: “Envía a mi hijo para que me sirva”. (Éx 4:22, 23.) Por consiguiente, Dios veía a la entera nación de Israel como su “hijo” debido a que era su pueblo escogido, una “propiedad especial, de entre todos los pueblos”. (Dt 14:1, 2.) Puesto que Jehová es la Fuente de la vida y, más concretamente, puesto que produjo este pueblo en consonancia con el pacto abrahámico, se dice que es su “Creador”, su “Formador” y su “Padre”, de modo que al pueblo se le podía llamar por Su nombre. (Compárese con Sl 95:6, 7; 100:3; Isa 43:1-7, 15; 45:11, 12, 18, 19; 63:16.) Les había ‘ayudado aun desde el vientre’, refiriéndose al comienzo de su desarrollo como pueblo, y los había ‘formado’ mediante su relación con ellos y el pacto de la Ley, dando forma a las características y estructura de la nación. (Isa 44:1, 2, 21; compárese con las expresiones de Dios dirigidas a Jerusalén según se registran en Eze 16:1-14; también con las expresiones de Pablo en Gál 4:19 y 1Te 2:11, 12.) Jehová los protegió, llevó, corrigió y mantuvo como un padre a un hijo. (Dt 1:30, 31; 8:5-9; compárese con Isa 49:14, 15.) La nación debería haber glorificado a su padre tal como haría un “hijo”. (Isa 43:21; Mal 1:6.) No hacerlo sería negar su condición de hijos. (Dt 32:4-6, 18-20; Isa 1:2, 3; 30:1, 2, 9.) Algunos israelitas actuaron de manera vergonzosa y se les llamó ‘hijos de belial’ (traducción literal de la expresión hebrea que se traduce “hombres que no sirven para nada” en Dt 13:13 y en otros textos; compárese con 2Co 6:15). Se convirtieron en “hijos renegados”. (Jer 3:14, 22; compárese con 4:22.)

Dios trató a los israelitas como a hijos en sentido nacional debido a su relación de pacto con Él, como se desprende de que Dios se proclame no solo su “Hacedor”, sino también su “Recomprador” y, lo que es más, su “dueño marital”, expresión que coloca a Israel en una relación de esposa de Dios. (Isa 54:5, 6; compárese con Isa 63:8; Jer 3:14.) Probablemente debido a que los israelitas estaban en relación de pacto con Dios y a que reconocían que Él había formado la nación, se dirigían a Él como “nuestro Padre”. (Isa 63:16-19; compárese con Jer 3:18-20; Os 1:10, 11.)

La tribu de Efraín fue la más importante del reino norteño de diez tribus, y su nombre a menudo representaba al reino entero. Debido a que Jehová escogió a Efraín en lugar de Manasés —el verdadero primogénito de José— para que recibiese de su abuelo Jacob la bendición que le correspondía al primogénito, Jehová pudo llamar a la tribu de Efraín “mi primogénito”. (Jer 31:9, 20; Os 11:1-8, 12; compárese con Gé 48:13-20.)

Israelitas individuales llamados ‘hijos’. Dios también llamó ‘hijos’ a ciertos israelitas en un sentido especial. En el Salmo 2, que Hechos 4:24-26 atribuye a David, es evidente que cuando el escritor habla del “hijo” de Dios, se refiere a sí mismo. (Sl 2:1, 2, 7-12.) Ese salmo se cumplió posteriormente en Cristo Jesús, como se desprende del contexto de Hechos. Como otros versículos del salmo muestran que Dios no se dirigía a un recién nacido, sino a un hombre adulto, al decir: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre”, es obvio que David adquirió la condición de hijo como resultado de la selección divina para la gobernación real y por la manera paternal como Dios le trató. (Compárese con Sl 89:3, 19-27.) De manera similar, Jehová dijo de Salomón, el hijo de David: “Yo mismo llegaré a ser su padre, y él mismo llegará a ser mi hijo”. (2Sa 7:12-14; 1Cr 22:10; 28:6.)

Se puede perder la condición de hijo. Cuando Jesús estaba en la Tierra, los judíos aún afirmaban que Dios era su “Padre”. No obstante, Jesús dijo sin rodeos a algunos opositores que procedían “de su padre el Diablo”, pues escuchaban y hacían la voluntad y las obras del adversario de Dios, y, por consiguiente, mostraban que ‘no procedían de Dios’. (Jn 8:41, 44, 47.) Esto vuelve a corroborar que el hecho de que un descendiente de Adán disfrute de la condición de hijo de Dios no depende del linaje, sino de que Jehová ponga la base para tener esa relación espiritual con Él, relación que exige que los “hijos” cumplan con su parte, de manera que manifiesten las cualidades de Dios, obedezcan su voluntad y sirvan fielmente a favor de Su propósito e intereses.

Hijos cristianos de Dios. Como manifiesta Juan 1:11, 12, solo algunos de la nación de Israel, los que ejercieron fe en Cristo Jesús, recibieron la “autoridad de llegar a ser hijos de Dios”. El sacrificio de rescate de Cristo permitió que este “resto” judío (Ro 9:27; 11:5) dejara de estar bajo el pacto de la Ley, que, aunque era bueno y perfecto, los condenaba como pecadores, como esclavos bajo la custodia del pecado. De manera que Cristo los libertó para que pudieran recibir “la adopción de hijos” y llegar a ser ‘herederos gracias a Dios’. (Gál 4:1-7; compárese con Gál 3:19-26.)

Las personas de las naciones que antes estaban “sin Dios en el mundo” (Ef 2:12) también se reconciliaron con Él al ejercer fe en Cristo, y de este modo entraron en una relación de hijos. (Ro 9:8, 25, 26; Gál 3:26-29.)

Al igual que Israel, estos cristianos forman un pueblo que está bajo un pacto, pues se les introduce en el “nuevo pacto” validado por la aplicación de la sangre derramada de Cristo. (Lu 22:20; Heb 9:15.) Sin embargo, Dios mantiene una relación individual con los cristianos al aceptarlos en este pacto. Debido a que escuchan las buenas nuevas y ejercen fe, se les llama para que sean coherederos con el Hijo de Dios (Ro 8:17; Heb 3:1), Dios los ‘declara justos’ sobre la base de su fe en el rescate (Ro 5:1, 2) y, por consiguiente, ‘se les produce por la palabra de la verdad’ (Snt 1:18), de manera que ‘nacen de nuevo’ como cristianos bautizados, ungidos o engendrados por el espíritu de Dios como sus hijos, con la perspectiva de disfrutar de vida espiritual en los cielos. (Jn 3:3; 1Pe 1:3, 4.) Ellos han recibido, no un espíritu de esclavitud, tal como el que resultó de la transgresión de Adán, sino un “espíritu de adopción como hijos, espíritu por el cual clamamos: ‘¡Abba, Padre!’”. El término “Abba” es un tratamiento íntimo y cariñoso. (Ro 8:14-17; véanse ABBA; ADOPCIÓN [Un significado cristiano].) Gracias a la superioridad del papel de Cristo como mediador y a su sacerdocio, así como a la bondad inmerecida que Dios expresa por medio de aquel, la condición de hijos de estos cristianos ungidos por espíritu es una relación con Dios más íntima que la del Israel carnal. (Heb 4:14-16; 7:19-25; 12:18-24.)

Cómo mantener la condición de hijos. Su “nuevo nacimiento” a esta esperanza viva (1Pe 1:3) no garantiza de por sí que continuarán en esta condición de hijos. Deben ser “conducidos por el espíritu de Dios”, no por su propia carne pecaminosa, y tienen que estar dispuestos a sufrir como Cristo. (Ro 8:12-14, 17.) Han de ser también “imitadores de Dios, como hijos amados” (Ef 5:1), de manera que reflejen las cualidades divinas —paz, amor, misericordia, bondad (Mt 5:9, 44, 45; Lu 6:35, 36)—, muestren que son “sin culpa e inocentes” de la maldad de la “generación torcida y aviesa” que los rodea (Flp 2:15), se purifiquen de las prácticas injustas (1Jn 3:1-4, 9, 10), obedezcan los mandamientos de Dios y acepten su disciplina. (1Jn 5:1-3; Heb 12:5-7.)

Plena adopción como hijos. Aunque se les llama para ser hijos de Dios, mientras están en la carne solo tienen una “prenda de lo que ha de venir”. (2Co 1:22; 5:1-5; Ef 1:5, 13, 14.) Por esta razón, pese a que el apóstol hablaba de sí y de sus compañeros cristianos como “hijos de Dios”, podía decir: “Nosotros mismos los que tenemos las primicias, a saber, el espíritu, sí, nosotros mismos gemimos en nuestro interior, mientras aguardamos con intenso anhelo la adopción como hijos, el ser puestos en libertad de nuestros cuerpos por rescate”. (Ro 8:14, 23.) Por consiguiente, después de vencer al mundo por su fidelidad hasta la muerte, por fin reciben la plena adopción como hijos y resucitan como hijos celestiales de Dios y “hermanos” del Principal Hijo de Dios, Cristo Jesús. (Heb 2:10-17; Rev 21:7; compárese con Rev 2:7, 11, 26, 27; 3:12, 21.)

Los que han recibido el llamamiento celestial saben que son hijos espirituales de Dios porque el ‘espíritu mismo [de Dios] da testimonio con su espíritu de que son hijos de Dios’. (Ro 8:16.) Esto debe significar que su espíritu actúa como una fuerza impelente que los mueve a responder de manera positiva tanto a las expresiones del espíritu de Dios que hay en su Palabra inspirada y que tienen que ver con esa esperanza celestial, como a la relación que Dios mantiene con ellos mediante Su espíritu. Por lo tanto, están seguros de que son en realidad hijos y herederos espirituales de Dios.

Gloriosa libertad de los hijos de Dios. El apóstol habla de la “gloria que va a ser revelada en nosotros” y también de la “expectación anhelante de la creación [que] aguarda la revelación de los hijos de Dios”. (Ro 8:18, 19.) Como la gloria de estos hijos es celestial, es patente que tal “revelación” de su gloria tiene que ir precedida de su resurrección a la vida celestial. (Compárese con Ro 8:23.) Sin embargo, en 2 Tesalonicenses 1:6-10 se indica que esto no es lo implicado, pues habla de la “revelación del Señor Jesús”, que traerá castigo judicial sobre los que han recibido el juicio adverso de Dios “al tiempo en que él viene para ser glorificado con relación a sus santos”. (Véase REVELACIÓN.)

Como Pablo dice que “la creación” espera esta revelación, y entonces “será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios”, es evidente que aparte de estos “hijos de Dios” celestiales, hay otros que se benefician de la revelación de ellos en gloria. (Ro 8:19-23.) El término griego que se traduce “creación” puede referirse a cualquier criatura, humana o animal, o a la creación en general. No obstante, Pablo indica que esta “creación” está en “expectación anhelante”, y menciona que, pese a haber sido “sujetada a futilidad, [aunque] no de su propia voluntad”, ‘aguarda’ el tiempo en que será “libertada de la esclavitud a la corrupción [con el fin de tener] la gloriosa libertad de los hijos de Dios”, y mientras tanto ‘gime juntamente’ tal como hacen los “hijos” cristianos dentro de sí mismos. Todas estas acciones muestran de manera concluyente que se refiere a la creación o familia humana, no a la creación en general: los animales, la vegetación y otras creaciones animadas e inanimadas. (Compárese con Col 1:23.) Por consiguiente, esto tiene que significar que la revelación de los hijos de Dios en gloria abre el camino para que otros miembros de la familia humana entren en una relación con Dios como hijos verdaderos y disfruten de la libertad que acompaña a tal relación. (Véanse DECLARAR JUSTO [La justificación de otro grupo de personas]; GRAN MUCHEDUMBRE.)

En vista de que Cristo es el prometido “Padre Eterno” (Isa 9:6) y de que los “hijos [cristianos] de Dios” llegan a ser sus “hermanos” (Ro 8:29), se desprende que ha de haber otros miembros de la familia humana que consigan la vida por medio de Cristo Jesús y que sean, no sus coherederos y reyes asociados y sacerdotes, sino sus súbditos en el Reino. (Compárese con Mt 25:34-40; Heb 2:10-12; Rev 5:9, 10; 7:9, 10, 14-17; 20:4-9; 21:1-4.)

Puede notarse también que Santiago (1:18) llama a estos “hijos de Dios” ungidos por espíritu “ciertas primicias” de las criaturas de Dios, una expresión similar a la utilizada con referencia a los “ciento cuarenta y cuatro mil” que son “comprados de entre la humanidad”, según se dice en Revelación 14:1-4. La palabra “primicias” implica que después vienen otros frutos, de modo que la “creación” de Romanos 8:19-22 se refiere lógicamente a tales ‘frutos posteriores’ o ‘secundarios’ de la humanidad, a quienes se les otorga finalmente la condición de hijos en la familia universal de Dios debido a su fe en Cristo Jesús.

Cuando Jesús habló del futuro “sistema de cosas” y de la “resurrección de entre los muertos” a la vida en ese sistema, dijo que estos llegan a ser “hijos de Dios por ser hijos de la resurrección”. (Lu 20:34-36.)

De toda la información que se ha examinado se desprende que se puede ser ‘hijo’ de Dios en diversos sentidos. Por tanto, para determinar qué abarca dicha expresión en cada caso y la naturaleza exacta de esa relación filial hay que tomar en cuenta el contexto.

Cristo Jesús, el Hijo de Dios. El evangelio de Juan pone de relieve particularmente la existencia prehumana de Jesús como “la Palabra”, y explica que “la Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito de parte de un padre”. (Jn 1:1-3, 14.) Las propias declaraciones de Jesús muestran que su condición de hijo era anterior a su nacimiento como hombre; por ejemplo, en una ocasión Jesús dijo: “Cuantas cosas he visto con mi Padre las hablo” (Jn 8:38, 42; compárese con Jn 17:5, 24); también lo muestra el claro testimonio de los apóstoles inspirados. (Ro 8:3; Gál 4:4; 1Jn 4:9-11, 14.)

“Unigénito.” Algunos comentaristas cuestionan la traducción de la palabra griega mo·no·gue·nes por “unigénito”. Dicen que la última parte de la palabra (gue·nes) no se deriva de guen·ná·o (engendrar), sino de gué·nos (clase), por lo que el término se refiere al ‘único de una clase o género’. Debido a ello varias traducciones dicen que Jesucristo es el “Hijo único” o “único Hijo” (BI, BJ, NBE, NVI, RH), más bien que el “hijo unigénito” de Dios. (Jn 1:14; 3:16, 18; 1Jn 4:9.) Sin embargo, aunque los componentes de la palabra no tengan que ver con la idea de nacimiento, el uso del término implica, sin lugar a dudas, la idea de descendencia o nacimiento, pues la palabra griega gué·nos significa “linaje; parentesco; prole; raza”. Se traduce “raza” en 1 Pedro 2:9. La Vulgata latina de Jerónimo traduce mo·no·gue·nes por unigenitus. Muchos lexicógrafos reconocen esta relación del término con nacimiento o descendencia.

La obra Greek and English Lexicon of the New Testament (de Edward Robinson, 1885, pág. 471) define mo·no·gue·nes como “único nacido, unigénito, i. e.: hijo único”. El Greek-English Lexicon to the New Testament (de W. Hickie, 1956, pág. 123) también da: “unigénito”. El Theological Dictionary of the New Testament dice: “Μονο- [mo·no-] no denota la fuente, sino la naturaleza de la derivación. Así, µονογενής [mo·no·gue·nés] significa ‘de nacimiento único’, i. e.: sin hermanos o hermanas. Esto nos da la idea de unigénito. La ref[erencia] es al hijo único de unos padres, primordialmente en relación con ellos. [...] No obstante, la palabra también puede utilizarse en un sentido más general sin ref[erencia] a derivación con el significado de ‘único’, ‘sin par’, ‘incomparable’, aunque no deberían confundirse las ref[erencias] a clase o especie y a manera” (edición de G. Kittel, traducción al inglés y edición de G. Bromiley, 1969, vol. 4, pág. 738).

Con respecto al uso del término en las Escrituras Griegas Cristianas o “Nuevo Testamento”, esta última obra dice: “Significa ‘unigénito’. [...] En [Juan] 3:16, 18; 1 Jn. 4:9; [Juan] 1:18, la relación de Jesús no solo se compara a la de un hijo único con respecto a su padre. Es la relación del unigénito con respecto al Padre. [...] En Jn. 1:14, 18; 3:16, 18; 1 Jn. 4:9 µονογενής denota más que la singularidad o excelencia de Jesús. En todos estos versículos se le llama expresamente el Hijo, y así se le considera en 1:14. En Jn. µονογενής denota el origen de Jesús. Él es µονογενής en cuanto es el unigénito” (págs. 739-741).

En vista de estos comentarios y de las pruebas procedentes de las Escrituras, no hay razón para cuestionar las traducciones que muestran que Jesús no solo es el único o incomparable Hijo de Dios, sino su “Hijo unigénito”, descendiente de Dios en el sentido de que Él le ha creado. Confirman esta idea las referencias apostólicas al Hijo como “el primogénito de toda la creación” y “Aquel que nació de Dios”. (Col 1:15; 1Jn 5:18.) De hecho, Jesús mismo declara que es “el principio de la creación por Dios”. (Rev 3:14.)

Jesús, que se llamaba “la Palabra” antes de ser hombre, es el hijo “primogénito” de Dios (Col 1:15) por ser su primera creación. (Jn 1:1.) La voz “principio” que aparece en Juan 1:1 no puede referirse al “principio” de Dios el Creador, pues Él no tiene principio, es eterno. (Sl 90:2.) Debe referirse, pues, al principio de la creación, cuando Dios produjo a la Palabra como su Hijo primogénito. El término “principio” se usa de manera similar en muchos otros textos con referencia al comienzo de un período, carrera o proceder, como el “principio” de la carrera cristiana de aquellos a quienes Juan escribió su primera carta (1Jn 2:7; 3:11), el “principio” del proceder rebelde de Satanás (1Jn 3:8) o el “principio” de la desviación de Judas de la justicia. (Jn 6:64; véase JUDAS núm. 4 [Se corrompe].) Jesús es el “Hijo unigénito” (Jn 3:16) en el sentido de que es el único de los hijos de Dios, celestiales o humanos, creado exclusivamente por Dios, pues a todos los demás se les creó a través o “por medio de” ese Hijo primogénito. (Col 1:16, 17; véanse JESUCRISTO [Existencia prehumana]; UNIGÉNITO.)

Engendrado por espíritu, vuelve a ser hijo celestial. Cuando Jesús nació como hombre, mantuvo la condición de Hijo de Dios de que disfrutaba en su existencia prehumana. Su nacimiento no fue el fruto de una concepción por simiente o esperma humano de ningún descendiente de Adán, sino que se debió a la acción del espíritu santo de Dios. (Mt 1:20, 25; Lu 1:30-35; compárese con Mt 22:42-45.) Jesús confesó que era hijo de Dios a la edad de doce años, cuando dijo a sus padres terrestres: “¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?”. Ellos no captaron el sentido de estas palabras, pues quizás pensaron que llamaba a Dios “Padre” como lo hacían los israelitas en general, como ya se ha visto. (Lu 2:48-50.)

Sin embargo, cuando Juan el Bautista lo bautizó unos treinta años después de nacer como hombre, el espíritu santo vino sobre Jesús y Dios le dijo: “Tú eres mi Hijo, el amado; yo te he aprobado”. (Lu 3:21-23; Mt 3:16, 17.) Jesús, en tanto hombre, ‘nació de nuevo’ para ser a partir de entonces un Hijo espiritual con la esperanza de volver a la vida celestial, y fue ungido con espíritu para ser el rey y sumo sacerdote nombrado por Dios. (Jn 3:3-6; compárese con 17:4, 5; véase JESUCRISTO [Su bautismo].) De un modo parecido se expresó Dios en la transfiguración en el monte, cuando se mostró a Jesús en la gloria del Reino. (Compárese con Mt 16:28 y 17:1-5.) Con respecto a la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, Pablo aplicó parte del Salmo segundo a aquella ocasión, citando las palabras de Dios: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre”, y también aplicó las palabras del pacto de Dios con David, a saber: “Yo mismo llegaré a ser su padre, y él mismo llegará a ser mi hijo”. (Sl 2:7; 2Sa 7:14; Hch 13:33; Heb 1:5; compárese con Heb 5:5.) Por su resurrección de entre los muertos a vida de espíritu Jesús fue “declarado Hijo de Dios” (Ro 1:4), “declarado justo en espíritu”. (1Ti 3:16.)

Por tanto, se ve que tal como David, un hombre adulto, podía ‘llegar a ser hijo de Dios’ en un sentido especial, así también Cristo Jesús ‘llegó a ser Hijo de Dios’ de una manera especial cuando fue bautizado y cuando fue resucitado, y seguramente también cuando entró en la gloria completa del Reino.

Acusación falsa de blasfemia. Debido a que Jesús varias veces llamó a Dios su Padre, ciertos judíos opuestos lo acusaron de blasfemia, diciendo: “Tú, aunque eres hombre, te haces a ti mismo un dios”. (Jn 10:33.) La mayor parte de las traducciones leen aquí “Dios”. Sin embargo, la versión de Besson y la traducción al inglés de Charles Cutler Torrey escriben la palabra en minúscula (“dios”), mientras que The Emphatic Diaglott ofrece la lectura interlineal “un dios”. La base principal para traducir “un dios” se halla en la propia respuesta de Jesús, en la que citó del Salmo 82:1-7. Como puede verse, este texto no se refería a que hubiera personas a las que se llamara “Dios”, sino “dioses” e “hijos del Altísimo”.

Según el contexto, aquellos a quienes Jehová llamó “dioses” e “hijos del Altísimo” en este salmo eran jueces israelitas que habían obrado de manera injusta, lo que hizo que el propio Jehová tuviera que juzgar ‘en medio de esos dioses’. (Sl 82:1-6, 8.) En vista de que Jehová aplicó esos términos a aquellos hombres, ciertamente Jesús no era culpable de ninguna blasfemia al decir: “Soy Hijo de Dios”. Mientras que las obras de aquellos “dioses” o jueces contradecían su afirmación de ser “hijos del Altísimo”, las obras de Jesús siempre dieron prueba de que estaba en unión con su Padre y tenía una relación de perfecta armonía con Él. (Jn 10:34-38.)


¿No encuentras lo que buscas? Intenta buscar en toda la página. haz click aquí Toda la página

Contenido Relacionado



Anuncios